¡Oferta!
Compartir

Sardinillas en aceite de oliva

Las sardinillas son los ejemplares más jóvenes de la sardina. Un clásico de las conservas, con la máxima calidad y pulcritud de la elaboración manual de Frinsa. Muy sabrosas en boca, de textura fina e intensa hasta el final.

  • BOCADO SUAVE Y ALTAMENTE NUTRITIVO
  • PROCESO DE ELABORACIÓN MANUAL

Elige tu tamaño

Limpiar
Bueno para el corazón
Pescado azul
Alto contenido de proteínas
Sin azúcares
  • Las sardinillas son los ejemplares más jóvenes de la sardina (sardina pilchardus walbaum).
  • Las sardinillas o xoubas son un pescado azul altamente nutritivo y saludable.
  • La campaña de la sardina puede ir desde marzo a noviembre según existencias.
  • Líquido de cobertura o de gobierno formado por aceite de oliva.

ALIMENTO MUY NUTRITIVO Y 100% NATURAL

Ingredientes

Sardinas (75%), aceite de oliva y sal

Alérgenos

Sardinas

Sobre 100 g de peso escurrido
Energía1165 kJ / 280 kcal
Proteínas22,2 g
Grasas21 g
de las cuales saturadas3,3 g
Hidratos de carbono0 g
de los cuales azúcares0 g
Fibra alimentaria:0 g
Sal1,5 g
  • Las sardinillas tienen un elevado aporte de proteínas naturales para fortalecer nuestros músculos.
  • Es uno de los alimentos que más calcio tienen, ideal para los huesos.
  • Aportan un alto nivel de ácidos grasos Omega 3 para mejorar la circulación sanguínea y son ricas en vitaminas D, B12 y B3.
  • Son ideales para el desarrollo de niños, jóvenes y embarazadas.

Denominación del alimento: Sardinillas en aceite de oliva 
País de origen: España
Nombre del operador: FRINSA DEL NOROESTE S.A.
Dirección del operador: Avda. Ramiro Carregal Rey, P29. Polígono Industrial de Xarás, 15969  Ribeira
Registro Sanitario: ES 12.06648/C CE

Sardinillas en aceite de oliva Frinsa

Materia prima


Las sardinillas, parrochas o xoubas son los ejemplares más jóvenes de la sardina (Sardina pilchardus walbaum) con un tamaño entre 11 y 14 centímetros. Suelen denominarse parrochas en las rías altas y xoubas en las rías baixas de Galicia.

Se trata de un pescado azul de la familia de los cupleidos. Son fácilmente reconocibles por el color plateado de sus escamas siendo un método de defensa al reflejar la luz del sol que entra en el agua y con ello cegar a sus depredadores.

Lo más destacable de este pescado es que posee uno de los más altos valores nutricionales por sus altos niveles de calcio, yodo, proteínas, ácidos grasos Omega 3 y vitaminas.

Elaboración de la conserva


Las sardinillas de Frinsa son ejemplares de una talla determinada cuya selección, limpieza y descabezado se realiza de forma manual, para pasar rápidamente a un proceso de tostado al vapor, tras el cual, se colocan a mano en la lata y se añade el aceite de oliva y la sal, se sella la lata y se somete a una semi cocción con la función de esterilizar la conserva y lograr así una larga duración de hasta 6 años de consumo preferente.

El líquido de cobertura que se suele utilizar para acompañar a las conservas de sardinillas es el aceite de oliva por su capacidad de conservación y su sabor más potente, lo que le da un sabor característico al resultado de la conserva, aparte que el aceite de oliva mantiene una relación entre ácidos grasos (Omega 3 del pescado y Omega 6 del aceite) más equilibrada.

Conservación, uso y maridaje


La conserva de sardinillas en aceite de oliva se deben mantener en lugar fresco sin necesidad de frío. Una vez abiertas, si no se consumen totalmente, se deben guardar en el frigorífico y consumir en 48 horas.

Son ideales para consumir directamente o en ensaladas como en la que simplemente van acompañadas de cebolla y aliño.

Sardinillas bajo el agua del mar
Sardinillas Frinsa
Sardinillas en conserva Frinsa con aceite de oliva

Sugerencia para comer sardinillas

Sardinillas ahumadas

Aunque tenemos la sensación de que las sardinillas son un pescado humilde, si no fueran tan fáciles de conseguir se convertirían en un lujoso manjar por su altísimo valor nutricional, pero también por su delicado y suave sabor. Las sardinillas en conserva o xoubas nos permiten preparar aperitivos fáciles y rápidos entrantes con mucha sutileza y elegancia como este que os presentamos para sorprender a vuestros comensales, perfecto para comer de un bocado.

Las sardinillas ahumadas se pueden hacer en crudo y también en conserva como es el caso, en el que mezclamos el sabor de este delicioso pescado azul, con el aceite de oliva tan característico de nuestra gastronomía y por último el toque del sabor ahumado, normalmente con leña de haya o encina (o serrín de estas maderas). Si tenéis una tapa como las del queso o directamente en el horno, habría que introducir el humo generado de quemar esas maderas, o quemarlas directamente dentro apagando el fuego antes con una tapa de sartén por ejemplo o, incluso en lugar de madera, quemar dentro un ramo de hierbas aromáticas como el romero y le daremos un giro más de tuerca a la receta, tapar y dejarlo unos breves minutos para que coja el toque ahumado pero que no se coma el sabor de las sardinillas. Luego se pueden comer directamente para saborear esa mezcla de sabores o aportarle otros ingredientes como tomate, encurtidos o fruta como la manzana o incluso con queso que acompaña también bien a los sabores ahumados. ¿Qué os parece?

Sardinillas ahumadas