¡Oferta!
Compartir

Sardinas en aceite de oliva

Sardinas en conserva con un 20% de aceite de oliva virgen extra. En Frinsa se elaboran de inmediato en fresco manteniendo gran parte de sus propiedades y logrando una gran suavidad y un equilibrado sabor intenso.

  • PROCEDENTES DEL ATLÁNTICO Y ELABORADAS EN FRESCO
  • PESCADO DE ALTO VALOR NUTRICIONAL LISTO PARA COMER

Elige tu tamaño

Limpiar
Bueno para el corazón
Pescado azul
Alto contenido de proteínas
Alto contenido de ácidos grasos Omega 3
  • Sardinas gourmet de extraordinaria calidad (sardina pilchardus walbaum).
  • Las sardinas son el pescado azul más popular con alto valor nutritivo.
  • Capturadas en el océano Altántico y procesadas de inmediato en fresco.
  • El aceite de oliva que contienen incorpora un 20% de virgen extra.

ALIMENTO NUTRITIVO Y 100% NATURAL

Ingredientes

Sardinas, aceite de oliva (23%), aceite de oliva virgen extra (6%) y sal

Alérgenos

Sardinas

Sobre 100 g de peso escurrido
Energía1368 kJ / 330 kcal
Proteínas18 g
Grasas29 g
de las cuales saturadas5,8 g
Hidratos de carbono<0,5 g
de los cuales azúcares<0,5 g
Fibra alimentaria:0 g
Sal0,8 g
  • La sardinas son un pescado graso como buen pescado azul que es, aunque consistente en ácidos grasos Omega 3 que el organismo no puede producir por sí solo y que ayudan a la circulación sanguínea
  • Las sardinas en conserva aportan calcio para el mantenimiento de los huesos. Se debe al tratamiento térmico durante la elaboración de la conserva, cuando la espina se ablanda y el calcio de esta pasa a la carne de la sardina.
  • Destacan también por su alto valor en proteínas, vitaminas y minerales varios.
  • Una ración de sardinas, según la Fundación Española de Nutrición, “casi cubre el 100% de los objetivos nutricionales recomendados para la ingesta diaria de la población".

Denominación del alimento: Sardinas en aceite de oliva 
País de origen: España
Nombre del operador: FRINSA DEL NOROESTE S.A.
Dirección del operador: Avda. Ramiro Carregal Rey, P29. Polígono Industrial de Xarás, 15969  Ribeira
Registro Sanitario: ES 12.06648/C CE

Sardinas en aceite de oliva Frinsa

Materia prima


Las sardinas o parrochas son el pescado azul más popular. Se distinguen de las sardinillas solamente en el tamaño, ya que las sardinas pasan de los 14 centímetros y su anchura y cuerpo es mayor. Se caracterizan por sus escamas de color plata cuyo destello al reflejar la luz del sol al entrar en el agua les sirve de defensa frente a sus depredadores.

Las sardinas suelen capturarse de primavera octubre que es cuando se acercan más a las costas y suben más a la superficie. Se trata de un pescado abundante que hace grandes desplazamientos en grandes grupos de ejemplares.

Elaboración de la conserva


Las sardinas de Frinsa se capturan en el océano Atlántico y pasan un proceso de selección crucial para lograr la máxima calidad, tras el cual se procesan en fresco y de forma manual tanto su limpieza como descabezado. A continuación se someten a un proceso de tostado al vapor para ser enlatadas una a una, añadiéndose la mezcla de aceites y la sal. Con ello se sella la lata de conservas y se somete a esterilización, resultando una sardina limpia y lista para comer.

La peculiaridad del líquido de cobertura de las sardinas en aceite de oliva de Frinsa es que un 20% del mismo se compone de aceite de oliva virgen extra, logrando un equilibrio de sabor excepcional.

Conservación, uso y maridaje


Estas sardinas en lata se pueden conservar en lugar fresco y seco sin necesidad de frigorífico, aunque una vez abiertas, si no se han terminado, se recomienda conservar en nevera y consumir en las 24 horas siguientes.

El sabor de la sardina suele ser más suave y jugoso que el de las sardinillas por lo que se pueden usar en recetas con ingredientes de sabores más potentes.

Sardinillas bajo el agua del mar
Sardinillas Frinsa
Aperitivo con sardinillas Frinsa

Sugerencia de consumo

Sardinas marinadas

La receta de sardinas marinadas es muy habitual con este pescado con los filetes crudos. No obstante, si eres de los que les da repelús comer pescado fresco como tal o por el riesgo de evitar el dichoso anisakis o, simplemente, porque no tienes tiempo para congelarlo y descongelarlo, puedes utilizar las sardinas en conserva para preparar un delicioso y refrescante plato.

En este sentido, no tienes más que sacar las sardinas y secarlas en papel de cocina tal cual o bien abrirlas para quitar las espinas y dejar los dos filetes separados. Puedes reservar el aceite de la lata para la elaboración. El marinado suele acompañarse de ese aceite de oliva, vinagre de vino o de manzana si lo quieres más suave, sal y luego los ingredientes pueden variar aunque es habitual picar cebollino, alguna hierba aromática como el tomillo, unas aceitunas picadas u otro encurtido similar, un chorrito de zumo de limón y ajo picado.

Ponemos los filetes de sardina o las sardinas en la base y cubrimos con los ingredientes. Dejamos macerar un día y listo para comer. En la foto, hemos añadido una salsa de ajoblanco con patatas guisadas … riquísimo!!

Sardinas marinadas en lata Frinsa