Qué comer si tienes que guardar reposo

Practicar deporte conlleva en ocasiones lesiones musculares que nos pueden apartar del campo de juego y nos obligan a mantener reposo durante algún tiempo.  Para esos períodos de regeneración muscular es necesario mantener una dieta correcta que ayude al cuerpo a recuperarse .

Lo primero y más importante es reducir la carga  calórica que proporcionamos a nuestro cuerpo en ese tiempo en el que no podamos practicar ejercicio o movernos. Es necesario tener en cuenta también que el gasto energético en una lesión se incrementa entre un 15 y un 20 %.  El consumo calórico promedio necesario para una persona sin actividad física pero con una lesión son 2600 kcal, un poco menos del consumo necesario habitual haciendo deporte.

Por tanto es recomendable en estos casos una dieta rica en alimentos bajos en hidratos , con abundantes frutas, verduras y legumbres y rica en proteínas ya que son imprescindibles para favorecer la regeneración del tejido.

En casos de reposo por lesiones se suele perder masa muscular. Para mantener un balance nitrogenado positivo, es decir, que el nitrógeno (aminoácidos y proteínas) que se consume en la dieta sea mayor del que se excreta, ampliaremos el consumo de proteína a un mínimo de 1.2g/kg de peso y subiendo si observamos una pérdida de masa muscular o si se vuelve a hacer algún tipo de entrenamiento suave.

Por último para una buena regeneración del tejido dañado es recomendable aumentar ácidos grasos poli insaturados omega 3 y mono insaturados y disminuir los ácidos grasos omega 6 y trans. Para conseguirlo aumentaremos la ingesta de pescados grasos (salmón, atún, pez espada, sardina, caballa…) frutos secos, aceite de lino o de oliva y reduciremos el consumo de aceites vegetales y productos que lo llevan como margarina, galletas y bollería

 

 

Facebook de Frinsa Twitter Instagram de Frinsa YouTube de Frinsa