El pollo en la dieta del deportista

Además de los carbohidratos, la dieta del deportista se basa en alimentos ricos en proteína. El pollo es uno de los más importantes porque tiene proteína pura, de buena calidad biológica y porque partes como la pechuga apenas tienen grasa.

El pollo –además de proteínas- tiene vitamina B6, fósforo, selenio, hierro y otros nutrientes que lo convierten en un producto ideal. Otra de sus ventajas es su facilidad para ser digerido y las múltiples y variadas forma de presentarlo o cocinarlo.

Una ración de pollo de 200 gramos sería la habitual para aquellos que no hacen actividad física. Para una persona que hace deporte, la cantidad diaria recomendada asciende hasta los 400 gramos.

Las proteínas que aporta el pollo ayudan a recomponer de manera eficaz las fibras musculares, pero no debemos olvidar que es necesario mantener una dieta equilibrada con unas cantidades compensadas de cada alimento y nutriente.

Facebook de Frinsa Twitter Instagram de Frinsa YouTube de Frinsa