Dónde encontrar proteínas de origen natural

Las proteínas de origen animal también son conocidas como “proteínas completas”, ya que contienen los nueve aminoácidos esenciales para cubrir las necesidades del organismo.

Se encuentran en diferentes tipos de alimentos:

–          En los huevos

–          En la carne: vacuno, cerdo, cordero, conejo, ternera, pollo y pavo.

–          Lácteos: quesos, leche y yogurts.

–          Pescado: atún, merluza, salmón.

Vamos a centrarnos en uno de estos alimentos: el pollo.

El pollo es la carne blanca por excelencia por varios motivos: sabor, versatilidad y accesibilidad, ya que es casi imprescindible en nuestra dieta diaria. Además, es una importante fuente de proteínas de alto valor biológico, fácil de digerir y –dependiendo de la pieza que se consuma- aporta mayor o menor cantidad de grasa.

En este caso, la pieza considerada menos grasa es la pechuga, mientras que los muslos y la piel son los que tienen más contenido graso.

Otro aporte del pollo son las vitaminas. B1, B2, B3, B6 y ácido fólico son las más destacadas.

La carne de pollo fresca se estropea fácilmente. No es el caso de las pechugas de pollo de Proteína Natural, que al venir en conserva mantienen sus propiedades intactas y son aptas para el consumo durante un largo periodo de tiempo, además de su facilidad a la hora de ingerir y del poco tiempo que hace falta dedicarle para su preparación.

Facebook de Frinsa Twitter Instagram de Frinsa YouTube de Frinsa