Correr para perder peso, una fórmula que no siempre funciona

Aunque hemos escuchado cientos de veces que correr de forma habitual es una garantía casi segura para perder peso, lo cierto es que no siempre el running es un ejercicio ideal para dejar de lado esos kilos de más.

Correr es un entrenamiento completo pero existen otras actividades con las que puedes llegar a adelgazar de forma sana y correcta.  Las pesas pueden ser un buen aliado para quemar calorías y mantener el ritmo metabólico mientras estamos en reposo.  Practicar running de manera sistemática no es suficiente tampoco si no va acompañado de hábitos de alimentación saludables como una dieta sana y equilibrada o descanso (un descanso incorrecto afecta a las hormonas que regulan nuestro apetito)

Una carrera habitual sí es beneficiosa, sin embargo, para reducir la pérdida de masa libre de grasa pero para ello además de una práctica regular de running  es necesario una combinación con otros ejercicios de gimnasio aeróbicos que nos ayuden a perder peso de forma más rápida y eficaz.

Nuestro cuerpo se acostumbra rápidamente al ejercicio repetitivo y continuado por lo que  perder peso se convertirá en un proceso más largo y tedioso. Por eso es fundamental romper la rutina con nuevos estímulos e introducir variedad cuando salimos a correr.  Entre las múltiples opciones están las subidas a cuestas, incrementos rápidos de velocidad, cambiar el ritmo o realizar circuitos con intervalos de saltos y carreras que nos ayudarán a adelgazar.

 

 

El responsable del tratamiento es FRINSA DEL NOROESTE, S.A. Tus datos serán tratados para la envío de comunicaciones comerciales propias. Siempre puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, oposición y cancelación, así como el resto que sean de aplicación a través de los canales especificados en el apartado 3 de la Política de privacidad. Puedes consultar a la información ampliada relativa al tratamiento de tus datos en la política de privacidad