¡Oferta!
Compartir

Filetes de sardina

Los filetes de sardina en conserva nos permiten disfrutar de este pescado azul tan saludable en cualquier momento. Su fileteado y limpieza se realizan de forma manual una a una, junto con aceite de oliva virgen extra.

  • PESCADO AZUL CON ELEVADO VALOR NUTRICIONAL
  • SARDINAS LIMPIAS DE PIEL Y ESPINAS

Elige tu tamaño

Limpiar
Bueno para el corazón
Pescado azul
Alto contenido de proteínas
Alto contenido de ácidos grasos Omega 3
  • Sardina europea o común (sardina pilchardus) procedente del océano Atlántico.
  • La campaña de la sardina puede ir desde marzo a noviembre.
  • Tienen un valor nutricional muy alto al ser bajas en grasas saturadas y fuente natural de calcio y Omega 3
  • El líquido de cobertura se forma de aceite de oliva virgen extra de alta calidad.

ALIMENTO SALUDABLE

Ingredientes

Sardinas (Sardina pilchardus walbaum), aceite de oliva virgen extra y sal

Alérgenos

Pescado

Sobre 100 g de peso escurrido
Energía878 kJ / 210 kcal
Proteínas24,9 g
Grasas12,3 g
de las cuales saturadas2,6 g
Hidratos de carbono0 g
de los cuales azúcares0 g
Fibra alimentaria:0 g
Sal0,5 g
  • La sardina es un pescado azul que aporta gran cantidad de proteínas que el organismo no produce por sí solo, beneficiosas para los huesos y músculos.
  • Su contenido graso contiene uno de los niveles más altos de ácidos grasos Omega 3 que ayudan a la salud del colesterol y de los triglicéridos.
  • Contienen alta cantidad de vitamina B12 esencial para el normal rendimiento del cerebro, del sistema nervioso, y para la formación de la sangre y de varias proteínas.
  • Una ración de sardinas “casi cubre el 100% de los objetivos nutricionales recomendados para la ingesta diaria de la población", según la Fundación Española de Nutrición.

Denominación del alimento: Filetes de sardina en aceite de oliva 
País de origen: España
Nombre del operador: FRINSA DEL NOROESTE S.A.
Dirección del operador: Avda. Ramiro Carregal Rey, P29. Polígono Industrial de Xarás, 15969  Ribeira  (Coruña)
Registro Sanitario: PT C 249 1P CE

Filetes de sardina Frinsa

Materia prima


Las sardinas (Sardina pilchardus) son un pescado azul que pertenece a la familia de los clupeidos, fácilmente reconocibles por su aspecto plateado. Viven en zonas del litoral e incluso se aproxima a la costa, en el caso de Frinsa son capturadas en el océano Atlántico, donde forma grandes bancos de ejemplares con los que realiza largos desplazamientos.

La sardina sirve de alimento a numerosos depredadores marinos gracias a su cuerpo pequeño y alargado. Su alimentación se basa fundamentalmente en plancton y pequeños peces o huevos de peces y crustáceos.

Elaboración en conserva


Los filetes de sardina Frinsa presentan una elaboración laboriosa y manual en la que tanto el fileteado de las sardinas como su limpieza de piel y espinas se hace de forma manual una a una de modo que quede el cuerpo limpio pero de una pieza entera. Normalmente la lata contiene unas 4 sardinas limpias colocadas a mano y cubiertas de aceite de oliva virgen extra.

Es el aceite de oliva virgen el que con su potente sabor sirve de líquido de cobertura perfecto (29% de la conserva) para potenciar el bocado de la sardina, logrando una mezcla muy sabrosa con regusto.

Conservación, uso y maridaje


La lata de filetes de sardina se puede conservar en lugar fresco y seco sin necesidad de permanecer en frigorífico salvo que, una vez abierta y no consumida del todo, la dejemos para otra vez en cuyo caso sí se debe conservar en el frigorífico y consumirse en las 24 horas siguientes. La lata cerrada puede conservarse en perfecto estado hasta 5 años tras su elaboración como fecha de consumo preferente, que no de caducidad.

Es una conserva ideal para niños en edad de crecimiento por las propiedades de la sardina y por la limpieza de espinas aunque sin garantías al poder encontrarse algún resto.

Sardinillas bajo el agua del mar

Sugerencia de consumo

Directos al plato

Los filetes de sardina son un recurso fenomenal para dos tipos de personas: los niños y quienes no suelen comer sardinas. En el primer caso, porque les estamos dando un alimento natural con unas propiedades y beneficios ideales. Para los segundos, porque la mezcla de las sardinas en conserva sin piel ni espinas le aporta una textura muy agradable mientras que con el aceite de oliva virgen extra se logra un sabor más delicado del pescado.

Por ello, nuestra recomendación es que abras la lata, y directamente o vertiendo el contenido en un plato, con el aceite y todo, nos pongamos a comer los filetes de sardina sin más, pudiendo acabar mojando pan en el aceite de oliva con el sabor que le queda aún de la sardina.

Filetes de sardina en aceite de oliva virgen