%%title%% %%page%% %%sep%% %%sitename%% El decálogo del buen 'lateo'

El decálogo del buen ‘lateo’

Si hace 20 años nuestro cuñado nos hubiera invitado a cenar en su casa para deleitarnos con un surtido de conservas, con toda probabilidad le hubiésemos tachado de cutre. Pero hoy en día la cosa ha cambiado mucho. El concepto de lata se ha elevado a otro nivel, de forma que una cita entre amigos con el ‘lateo’ como protagonista puede convertirse en todo un evento gourmet.

¿Cómo es posible que este ancestral método de conservación de la comida se haya convertido a día de hoy en la nueva disciplina foodie por excelencia? Sin duda, algo ha tenido que ver la importante apuesta de ciertas marcas de conservas por trabajar solo con materia prima de calidad y con un formato y presentación que consiguen elevar el concepto de lata a la categoría de delicatessen. Nada como un poco de marketing para transmitir desde fuera lo valioso del contenido de cada una de estas joyas con anilla.

De la necesidad a la veneración

historia de la conserva lata

La invención de la lata de conservas fue fruto de una combinación de necesidad y pragmatismo, si bien ya el hombre de las cavernas se las ingeniaba para preservar los alimentos en buen estado el mayor tiempo posible. Pero no, ellos aún no tenían abrelatas.

Sin embargo, no fue hasta el siglo XVIII cuando nació el concepto de conserva tal y como lo conocemos hoy en día, precisamente de la mano de un cocinero. Fue el francés Nicolas Appert, quien ideó un sistema de esterilización con cierre hermético mediante hervido que permitió alimentar con seguridad a la tripulación de los barcos de la marina gala. Aunque podemos imaginarnos que el contenido de esas latas no podría calificarse precisamente como delicatessen

Por fin, la evolución de este maravilloso invento que a todos nos ha sacado alguna vez de apuros en la cocina se materializaba a principios del siglo XIX, cuando un comerciante inglés llamado Peter Durand patentaba la lata como formato ideal para las conservas (algo que ahora parece fácil, pero que a juzgar por la demora, no lo sería tanto).

El concepto de ese primigenio bote de hojalata que antes relacionábamos solo con la urgencia y la practicidad (vale, y con las pocas ganas de trabajar) ha evolucionado tanto que ahora bares, bodegas y tabernas con encanto atraen a los foodies más selectos con el reclamo del ‘lateo’ gourmet. Y es que el simple gesto de abrir una lata nos puede trasladar a través del paladar en cualquier momento a cualquier parte de nuestra geografía en un abrir y cerrar de ojos. Sin duda, un sueño de cualquier devoto de la gastronomía.

Los diez mandamientos del ‘lateo’

historia de la conserva lata

Pero si eres de los que con el mero sonido de la lata abriéndose se le hace la boca agua, debes saber que ir de lateo también tiene su ciencia y sus normas. Son preceptos que, como amante y, por tanto, embajador del ‘lateo’ has de predicar allá donde tu espíritu foodie te lleve:

Amarás las conservas por encima de todo. No habrá para ti mayor satisfacción que la de un buen ‘lateo’ en compañía (o a solas, claro, si se trata de berberechos o almejas al natural). Ni imagen más perfecta que la de una lata recién abierta ofreciéndote las bondades del auténtico sabor del mar. Idolatrarás especialmente las conservas que lleven un sello gourmet.

  1. No abrirás una lata en vano. Desperdiciar una conserva premium con un comensal que no la sabe apreciar o abrirla en un momento en el que no se va a poder degustar en todo su esplendor es pecado.
  2. Santificarás el lateo por encima de otras modas culinarias ajenas como el sushi o la cocina nikkei. Ensalzarás las bondades de algo tan nuestro como la conserva ante los demás a la hora de elegir plan ‘gastro’ y descubrirás con ellos los templos del lateo de obligada peregrinación.
  3. Nunca perderás de vista tu tenedor. La conserva es un manjar preciado que es de recibo compartir con otros comensales. Por eso, practicarás aquello del ‘tenedor y paso atrás’, manteniendo en todo momento el contacto visual con tu cubierto y favoreciendo el libre tránsito de tenedores ajenos en aras de un lateo pacífico. En caso de percibir alboroto excesivo en el ambiente a causa de las preciadas cualidades del manjar disputado, mantendrás el cubierto en tu poder para asegurarte el bocado.
  4. Honrarás a tus conservas con un buen maridaje con vinos, cervezas y vermús a la altura, que puedan potenciar y acompañar el sabor que encierran las conservas gourmet. No profanarás tu lateo con refrescos o bebidas que no combinen adecuadamente con los manjares que vas a degustar.
  5. No compartirás lateo con aquellos que difamen su buen nombre al equiparar la lata de atún del supermercado con la categoría de una auténtica conserva premium. Sé comprensivo, ellos son más de comida rápida y sopa de sobre.
  6. Servirás tus conservas con la ceremonia que merecen. Bien la lata sobre un plato vistoso, cuando quieras apreciar el sabor de su contenido al natural; bien en una receta suculenta, emplatada siempre con esmero.
  7. Aprovecharás el líquido de las conservas, especialmente cuando se trate de aceite de oliva. Ya sea para mojar pan, como aliño, para elaborar un fumé o dar sabor a una salsa (como la mayonesa con aceite de atún), sería un crimen desperdiciarlo.
  8. No robarás de la lata de otro. No está bien visto. Asúmelo, ya que en esto hay consenso general.
  9. No te esconderás para evitar compartir tus conservas (salvo las variedades citadas, que se consideran eximentes de toda culpa). La clave del buen ‘lateo’ es compartir sobre la mesa o a pie de barra las preciadas delicias contenidas en esas delicadas conservas.
  10. No codiciarás las latas ajenas cuando la que estás comiendo se quede vacía. Todo lo bueno se acaba y siempre puedes sugerir otra ronda de ‘lateo’ o pedirte una conserva para ti solo y saciar así tus antonjos conserveros.

Así pues, y teniendo en cuenta el origen histórico de nuestra idolatrada lata, podríamos asegurar que ahora mismo no hay nada más vintage en el mundo gastro que el ‘lateo’. ¿Y hay algo que le pueda gustar más a un foodie de nuestros días que la estética retro? Lo dicho: ir de tapeo está muy visto. Ahora salir ‘de latas’ es lo más cool. Ahora lo que se lleva es el ‘lateo’.

Imágenes | Frinsa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook de Frinsa Twitter Instagram de Frinsa YouTube de Frinsa