conservas-en-lata-o-cristal

Conservas en lata o cristal: ¿En qué se diferencian?

Hoy en día las latas contienen alimentos de lo más cotidianos y seguros. Y es que todos tenemos en nuestra despensa un montón de ellas de todas las formas y tamaños. Pero, ¿cuál es la diferencia entre las conservas en lata o cristal? ¡Quédate que te explicamos todo en un momento!

 

Envasado a mano o a máquina

 

La principal diferencia entre las conservas en cristal o lata está en el proceso de envasado y en alguna que otra cuestión de estética, almacenamiento y conservación una vez abiertas. En cuanto a lo primero, las latas, por su formato, permiten emplear máquinas empacadoras para agilizar el proceso. Con los envases de cristal, en cambio, al ser transparentes, requieren una presentación mucho más cuidada y un corte más preciso para ajustarse al tamaño del tarro. Es por ello por lo que el proceso de envasado se realiza manualmente, introduciendo uno a uno los lomos de producto en el frasco.

 

Las diferencias entre las conservas en cristal o lata residen en su proceso de envasado, almacenamiento y conservación. 

 

Una de cal y otra de arena

 

En cuanto a la estética o apariencia, la principal diferencia es que en los tarros podemos ver el contenido interior, con lo cual obtenemos mucha más información visual que con las latas opacas. No obstante, el cristal será mucho más frágil que la lata, estando más protegido el contenido en esta última.

De igual forma, en cuanto al tema almacenamiento, las latas son mucho más fáciles de almacenar ya que su formato, más estrecho y pequeño, permite apilarlas y ocupar menos espacio que los tarros que son más voluminosos.

Otra de las principales diferencias, es su conservación una vez abiertas. Con las latas, lo que ocurre es que, si no consumimos todo el contenido y las guardamos en la nevera, al estar hechas de metal es probable que el alimento se manche de óxido y pierda su sabor y propiedades. Los tarros de cristal, sin embargo, tienen tapa y podemos volver a cerrarlos para guardarlos en la nevera. Eso sí, siempre con el aceite o líquido de conserva.

 

En Frinsa tenemos un caso un tanto especial, ya que todos nuestros productos se enlatan o envasan a mano ya sean conservas en lata o cristal. Y ahora que ya lo sabes todo es cuestión de gustos, ¿con cual te quedas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El responsable del tratamiento es FRINSA DEL NOROESTE, S.A. Tus datos serán tratados para la envío de comunicaciones comerciales propias. Siempre puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, oposición y cancelación, así como el resto que sean de aplicación a través de los canales especificados en el apartado 3 de la Política de privacidad. Puedes consultar a la información ampliada relativa al tratamiento de tus datos en la política de privacidad